El centro de datos como ‘piedra angular’ del negocio

Centro de datos

El centro de datos ya no se considera un simple activo de nivel táctico. Hoy desempeña un rol estratégico cuya connotación va más allá de generar costos.

 

Las tecnologías de la información son una ventaja competitiva clave en empresas de todos los tamaños. Para responder adecuadamente a los requerimientos del negocio, las TIs deben ser escalables, flexibles y ágiles de implementar para que puedan adaptarse continuamente a los requerimientos cambiantes del mercado y al mismo tiempo, estar continuamente disponibles y accesibles para generar rentabilidad suficiente que permita la innovación.

 

En ese ciclo de vida permanente, el centro de datos se ha convertido en la espina dorsal que sostiene los negocios de extremo a extremo y –como toda tecnología- vive periodos de transición únicos, impulsados especialmente por el aprovisionamiento en la nube, una mayor automatización de las tareas, la dependencia de la movilidad y una continua reducción de costos y presupuestos. Estos fenómenos han impulsado un frenético ritmo de cambio donde numerosas tendencias surgen todos los días para cambiarle la cara al centro de datos tradicional.

 

EN LA NUBE

La nube juega un rol fundamental en los centros de datos actuales. Si hace un par de años, las empresas debatían si estaban listas para la nube, hoy las inquietudes giran entorno a qué servicios virtualizar y con qué rapidez se pueden implementar. Mientras tanto, los proveedores de centros de datos ‘hacen su agosto’ con soluciones supuestamente eficaces para virtualizar desde los servidores hasta el almacenamiento, las aplicaciones e incluso las redes.

 

Un reciente artículo de IT Manager abordó este tema, indicando que casi cualquier componente de la infraestructura IT puede ser definido por software y como resultado, los centros de datos ya no dependen de rígidos ambientes fragmentados, hardware de diversos fabricantes, ni de software heredado o de terceros. Hoy funcionan de forma virtualizada con un poder de cómputo más barato, veloz y eficiente.

Datacenter - Foto Panduit

De ser una tendencia hace un par de años, los centros de datos en la nube se convirtieron en una realidad omnipresente a nivel global. Según el estudio IDG Enterprise Cloud Computing Study 2014 de IDC, el 69% de las empresas en todo el mundo están utilizando actualmente tecnologías en la nube, mientras que un 18% planean implementar servicios cloud durante 2015.

 

Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con las ofertas pomposas de algunos fabricantes, ya que no todos los problemas del centro de datos se pueden resolver ‘definiéndolos por software’ como ellos argumentan, y aunque se trata de una tendencia evolutiva en franco crecimiento, todavía estamos en los inicios de esta tecnología y falta mucho camino para que sea madura.

 

GREEN DATACENTER

La eficiencia energética, el aprovechamiento del espacio físico y la gestión del clima son cruciales para que los data center estén mejor preparados y enfrenten adecuadamente los retos futuros del negocio. En el pasado, el consumo de energía era visto como una consecuencia natural del centro de datos y su responsabilidad recaía en otras áreas de la empresa. Hoy, las cosas han cambiado y cada departamento se comporta como un centro de costo responsable del consumo.

 

“Hay que tener mucho cuidado con las ofertas pomposas de algunos fabricantes, ya que no todos los problemas del centro de datos se pueden resolver ‘definiéndolos por software’ como ellos argumentan”.

 

Un reciente informe de Pike Research reveló que para 2015 la inversión mundial en tecnologías para centros de datos energéticamente eficientes será de US$41.4 mil millones, lo que representa un 28% del mercado total de US$150 mil millones, lo cual favorece las iniciativas ambientales de bajo consumo de energía y reduce las emisiones de carbono asociadas con su operación.

 

INTERNET DE LAS COSAS

El impacto de conectar miles de dispositivos que generan cientos de peticiones por segundo, hará que el ancho de banda de la red y el desempeño general de las aplicaciones se vea afectado, ya que los centros de datos deben lidiar con un tráfico que supera en magnitud a su capacidad original.

 

Datacenter - Foto Panduit

Con más 26 mil millones de dispositivos conectados a Internet en 2020, la consultora Gartner vaticina que la digitalización de casi todos los aparatos que nos rodean propiciará nuevas oportunidades de negocio y una expansión dramática de las empresas hacia nuevos mercados y tecnologías.

 

Con esa increíble explosión de información, se prevé que los datos creados por la Internet de las Cosas (IoT) será de 403 zettabytes (ZB, 1021 bytes) por año en 2018, mientras que los dispositivos IoT duplicarán la cantidad de datos que los usuarios transmiten a los centros de datos, según el Cisco Global Cloud Index.

 

SEGURIDAD & PRIVACIDAD

Además de suponer un aumento del tamaño del centro de datos, la IoT obligará a las empresas a replantear sus estrategias de seguridad y privacidad de la información mediante técnicas de cifrado de extremo a extremo, especialmente en aplicaciones bancarias y de salud.

 

Es por ello que las organizaciones deberán implementar múltiples centros de datos distribuidos en los cuales se realice el procesamiento inicial de los datos provenientes de IoT, mientras la información más relevante se enviará a una instalación central para su procesamiento adicional. Aquí surge otro desafío, ya que los operadores del data center deberán aprender a gestionar infraestructuras multisitio con monitoreo y control de ubicaciones individuales.

 

Datacenter - Foto Panduit

 

Y por si esto fuera poco, las copias de seguridad serán otro dolor de cabeza, no solo por el entorno distribuido en múltiples centros de datos, sino además por el ancho de banda y la capacidad de almacenamiento que crecerá todos los días de manera exponencial; así las cosas, será casi imposible hacer una copia de respaldo en bruto de todos los datos juntos.

 

DE CARACTER ESTRATÉGICO

Mejorar las condiciones térmicas, apropiar estándares globales, aumentar la eficiencia operativa y reducir los costos son –en últimas- los argumentos más fuertes a la hora de actualizar los centros de datos para que se comporten de una forma más ‘inteligente’ y contribuyan ‘estratégicamente’ a la misión del negocio.

 

“Así las cosas, será casi imposible hacer una copia de respaldo en bruto de todos los datos juntos”.

 

Hay que recordar que al ser ‘estratégico’ el centro de datos debe tener las suficientes políticas de seguridad como para sostener el núcleo del negocio y ser capaz de evitar incidentes relacionados con pérdida de reputación corporativa, pérdidas financieras, caídas operativas y por supuesto, fallas de seguridad.

 

Para volverlos más inteligentes, los directores TI han comenzado a implementar cuadros de mando y sistemas de control de cambios que crean representaciones visuales de las métricas operativas y entregan una visión panorámica de los ‘signos vitales’ del data center incluyendo el espacio físico, la gestión de la energía, la climatización y los equipos de red, entre muchas otras variables.

 

Mediante estas herramientas, es posible realizar un mapeo de la instalación para detectar procesos inactivos, balancear las cargas y priorizar la distribución de energía o procesos de forma que se ahorre dinero al mejorar las capacidades térmicas y operacionales.

 

EFICIENCIA

Por supuesto que para que un centro de datos sea estratégico debe estar regido por estándares internacionales como la norma TIA-942, que promulga las mejores prácticas de la industria al considerar la distribución de cada aspecto incluyendo las áreas horizontales y verticales, los gabinetes y racks en pasillos calientes/pasillos fríos, la administración de cables, los sistemas de tendidos de cable, así como los métodos de conexión (directa, cruzada, interconexión), con el fin de que la arquitectura final sea abierta y flexible.

 

“Los datacenter son organismos vivos que deben transformarse a una velocidad más rápida que el negocio mismo.”

 

Resulta que al implementar estas herramientas y controles, los administradores encuentran que la poca eficacia en el enfriamiento proviene muchas veces de la pérdida de aire en los gabinetes, de obstrucciones del flujo de aire, o de la mala separación entre el aire caliente y el aire frío; pues bien, resulta que una implementación de pasillos fríos puede mejorar la eficiencia del enfriamiento y el flujo del aire hasta en un 10 porciento, según Dave Cappuccio, analista de Gartner.

 

Luego de tantas tendencias tecnológicas y retos por encarar entorno al centro de datos, es posible que Usted se sienta abrumado y en cierta forma intimidado; sin embargo, vale la pena que tenga presente que los datacenter son organismos vivos que deben transformarse a una velocidad más rápida que el negocio mismo; si esa proporción se cumple, tenga la seguridad de que el éxito estará a la vuelta de la esquina.

 

Súmele el grado de responsabilidad ambiental, la reducción de costos operativos y el aumento de la rentabilidad y la ecuación estará completa. Lograr es grado de madurez requiere de un análisis concienzudo para que el centro de datos deje de considerarse como un simple activo de nivel táctico y pase a desempeñar un rol estratégico cuya connotación va más allá de generar costos, para crear valor al negocio.

  • Autor: Orlando Gómez Camacho
  • Fuente: Revista IT Manager
  • Imágenes: Panduit

También te puede interesar...

choucair
Innovación como estilo de vida, la escencia de Choucair Testing

Pionera en el desarrollo del sector TI en Medellín, Choucair Testing ha traspasado las fronteras para prestar servicios de outsourcing...