Bienvenid@s al Mundo de la Internet en Todas Partes

 

Internet de las Cosas - Orlando Gomez

Emilio Vázquez, Gerente de Mercadeo Región Andina de Gemalto.

 

La posibilidad de que objetos cotidianos como el horno, el automóvil y la ropa que vestimos tengan una identidad propia bajo la cual generan información sobre ellos mismos o sobre su entorno para publicarla en Internet, es la promesa de la Internet de las Cosas.

 

A partir de sensores, redes de comunicaciones y procesos analíticos de big data, los fabricantes tecnológicos pretenden convertir casi cualquier objeto de la vida diaria para que funcione a través de Internet, tal y como lo propuso Kevin Ashton en 1999 cuando investigaba desde el MIT nuevos métodos para controlar los inventarios utilizando etiquetas RFID.

 

Se trata de un concepto que busca que Internet esté literalmente ‘en todas partes’ y mediante el cual los usuarios no solamente consumimos contenidos sino que también somos generadores de información. Para habilitarlo, los dispositivos han comenzado a incorporar métodos de comunicación y tecnologías de conectividad para acceder a la red, activar funciones y registrar las interacciones que tengamos con ellos.

 

Esta simbiosis digital permite que existan conexiones de red más relevantes y valiosas que nunca, tal y como lo explica Cisco al definir que el Internet de las Cosas (IoT), “convierte la información en acciones que crean nuevas capacidades, experiencias más ricas, y oportunidades económicas sin precedentes para las empresas, los individuos y los países.”

 

En la nueva Internet los usuarios no solamente consumimos contenidos sino que también somos generadores de información.

 

El hecho de tener conectividad a Internet (vía Wi-Fi o Bluetooth) hace que estos dispositivos sean clasificados como ‘inteligentes’. Así las cosas, un dispositivo habilitado para IoT tiene la capacidad de crear una propuesta de valor diferente, con conectividad en la nube, análisis de datos y un completo ecosistema digital que promete revolucionar la forma en que interactuamos con ellos.

 

Del hogar a la empresa

Por su naturaleza, el Internet de las Cosas llegó primero a los hogares y consumidores; sin embargo, a nivel empresarial aún no está siendo adoptado de forma masiva, a pesar de que puede brindar nuevas posibilidades para las industrias y negocios mediante el uso de sensores implantados en dispositivos que –en conjunto con las nuevas apps- pueden generar nuevos servicios y, por consiguiente, un nuevo rubro de ingresos.

 

Internet de las Cosas - Orlando Gomez http://orlandogomez.co

Amikam Yalovetzky, Senior Manager, Corporate Sales Latinoamérica de MediaTek.

 

“El crecimiento constante de la tecnología móvil es un factor muy importante en la formación y desarrollo del IoT”, dice Amikam Yalovetzky, Senior Manager, Corporate Sales Latinoamérica de MediaTek, un fabricante taiwanés que está apostándole fuerte al IoT en la empresa, luego de su exitoso negocio de chipsets para terminales móviles. “Este incremento en el uso de la tecnología móvil es el que puede brindarle el empuje necesario al Internet de las Cosas en la industria y en los negocios.”

 

Android en las ‘cosas’

Ahora bien, debido a que el IoT tuvo sus inicios a partir del concepto de movilidad, tiene sentido que Android sea un sistema natural para controlar las cosas que nos rodean –no solo teléfonos y tabletas- sino asumiendo un papel más relevante para llegar a los electrodomésticos, la domótica y la ropa. Aunque Google ha intentado que su sistema móvil funcione en computadores personales, lo cierto es que sus apps no han sido masivamente utilizadas allí, salvo por algunos casos en donde pueden ejecutarse en Windows mediante técnicas de virtualización.

 

Por cuenta de Internet, la televisión ya no es la misma de antes.

 

Es posible que en un par de años, los usuarios de Windows se acostumbren a utilizar apps desde sus PCs como lo hacen actualmente desde sus smartphones y tablets. Eso significa que aún queda un gran camino por recorrer para que el Internet de las Cosas tenga la misma apariencia y funcionalidad en todos los dispositivos.

 

Televisión e Internet

Por cuenta de Internet, la televisión ya no es la misma de antes. Hasta hace pocos años, los usuarios solo tenían una grilla de programación con algunas decenas de canales impuestos por el operador y con opciones muy limitadas. Ahora, con la TDT, la banda ancha, los set-top boxes (al estilo de Roku o Google Chromecast) y los operadores digitales como Netflix, Hulu y Amazon Instant Video, disponemos de miles de canales cuyas opciones pueden controlarse desde cualquier dispositivo incluyendo laptops, PCs, terminales móviles y por supuesto, televisores.

 

Deporte y salud

Por su estrecha cercanía a los smartphones, los fabricantes vieron la oportunidad de miniaturizar la tecnología para producir bandas deportivas con pantalla y sensores que tienen la capacidad de monitorizar la actividad cardiaca, distancia recorrida y calorías quemadas, entre otras funciones. Gracias a Android Wear, las smartbands y los smartwatches son dispositivos mucho más inteligentes y permiten acceder a una gran cantidad de datos a los que antes no teníamos acceso.

 

Es así como muchos fabricantes deportivos se han subido al tren del IoT al desarrollar pulseras para fitness que informan sobre el índice de grasa corporal, metas de ejecicios diarios y hasta la calidad del aire que respiras. La Nike+ FuelBand SE y el Fitbit Flex son ejemplos de dispositivos inteligentes inalámbricos.

 

Auge en los sectores automotriz e industrial

Hay estudios que señalan que los segmentos más rápidos en adoptar IoT son el automotriz e industrial, y por ello, los fabricantes de dispositivos y proveedores de servicios están comenzando a crear soluciones a la medida. “Por ejemplo, un dispositivo móvil para un empleado que trabaje en condiciones críticas debe cumplir con unos requisitos de robustez que incluyan protección contra agua, polvo, caídas y que opere en condiciones de temperaturas extremas”, prosigue el ejecutivo de MediaTek. “Estos aspectos son muy diferentes de los que surgen para un usuario que necesita un dispositivo para uso personal.”

 

Una aplicación práctica que resume la tendencia IoT es Chevystar, que viene de serie con la mayoría de automóviles nuevos Chevrolet, y permite comunicación directa con el vehículo desde una página web ó app móvil para establecer alarmas determinadas, abrir las puertas sin tener la llave y conocer la ubicación geográfica del coche, así como los recorridos realizados, entre otras funciones. Con 10 años en el mercado colombiano, este servicio permite además gestionar flotas de vehículos para monitorearlos vía Internet en tiempo real.

 

Con IoT se deben contemplar aspectos clave como la conectividad, la seguridad, el entretenimiento, la salud, el monitoreo y el ahorro de energía.

 

Por otro lado, cuando se habla de dispositivos con aplicaciones integradas hay que tener en cuenta la conexión inalámbrica, procesamiento de imágenes y videos, alta definición y bajo consumo; esto se logra mediante soluciones del tipo ‘System-on-a-Chip’ (SOC), donde se integran todos los componentes de un computador en un único circuito integrado.

 

Precisamente MediaTek creó un ecosistema de soluciones de IoT que opera como una plataforma e incluye el SoC para la integración de tecnologías con bajo consumo de batería en una solución de hardware y software completa con conectividad a redes como 3G/4G, Wi-Fi, BT y otras capacidades y características avanzadas de multimedia. “Este ecosistema brinda una escenario completo para IoT de uso industrial con la creación de dispositivos y el desarrollo de aplicaciones manteniendo costos razonables”, según lo describe Amikam Yalovetzky.

 

IoT en la empresa

Sea cual fuere el segmento al que están dirigidas las aplicaciones para IoT, “se deben contemplar aspectos clave como la conectividad, la seguridad, el entretenimiento, la salud, el monitoreo y el ahorro de energía”, según lo explica Ahn Seung-kwon, CTO de LG Electronics Inc., quien cita como ejemplo la señalización electrónica mediante monitores gigantes ubicados en aeropuertos y centros comerciales que utilizan plataformas tecnológicas corporativas. “Es necesario crear grupos que miren en la misma dirección, como en el caso de LG, que para sus planes de IoT ha realizado convenios con AllSeen Alliance, oneM2M, iControl Networks Inc. y Directv.”

Internet de las Cosas - Orlando Gomez

Sede LG Colombia

Sobre este particular, el Dr. Scott Ahn, presidente y director de tecnología de LG Electronics, piensa que “más allá de un conjunto de dispositivos que se comunican entre sí y las aplicaciones para controlarlos, el Internet de las Cosas consiste en conectar todo lo que valoramos y eso va más allá de las fronteras del hogar, como la oficina, el vehículo o el supermercado.

 

Lo realmente valioso de IoT en la empresa es maximizar el valor que los usuarios obtienen de esta tendencia mediante plataformas, conectividad y un ecosistema de dispositivos que se entiendan entre sí.

 

Conectividad: el principal desafío

Aquí surge la pregunta de ¿Cómo unir esos millones de dispositivos inteligentes e independientes para que las empresas se beneficien de los datos que proporcionan?. David Rodríguez, CALA Data Sales Lead Enterprise Division de Alcatel-Lucent afirma que “estamos viviendo una nueva etapa donde el reto es poder unir esos millones de dispositivos independientes ya que las predicciones en el 2020 se aproximan vaticinar que tendremos billones de dispositivos conectados.”

 

“La Internet de las Cosas consiste en conectar todo lo que valoramos y eso va más allá de las fronteras del hogar, como la oficina, el vehículo o el supermercado”.

 

En este punto, es crucial la conectividad entre todos los dispositivos IoT y las nuevas tecnologías como 5G, WLAN de última generación, los nuevos tipos de sensores y las baterías de mayor autonomía, que permitirán direccionar estas predicciones; “sin embargo, en la parte de redes, es la tecnología IPV6 el factor habilitador que permite esta conectividad”, prosigue David Rodríguez. “IPv6 brinda la escalabilidad necesaria para ese número de dispositivos.”

 

Internet de las Cosas - Orlando Gomez

David Rodríguez, CALA Data Sales Lead Enterprise Division de Alcatel-Lucent.

Sin embargo, con tantas cosas conectadas a Internet (autos, casas, medidores, electrodomésticos y hasta muebles), los desafíos de conectividad aumentan al punto que se requieren nuevos niveles de colaboración y gestión. La compra de Nest Labs por Google demuestra la importancia de IoT y cómo se podrá facilitar su adopción de la misma forma como llegaron las apps a los smartphones en sus primeros años.

 

“Esta facilidad de creación de ambientes abiertos de desarrollo generó una colaboración suficiente en la industria para el crecimiento exponencial de las apps móviles”, dijo el ejecutivo de Alcatel-Lucent. En la actualidad existen iniciativas muy interesantes de APIs de programación para gestionar una gran diversidad de hardware como Zetta, 3Scale y Crowsnests. “Ahora bien, la adopción de redes de banda ancha crea el ambiente propicio para dotar de conectividad al IoT, para vincular cámaras de seguridad, set-top boxes, termostatos y otros periféricos a Internet.”

 

Monetización y pagos

Otro desafío tiene que ver con los sistemas transaccionales y pagos provenientes de las ‘cosas’ conectadas. A medida que más y más dispositivos y objetos se conectan a Internet aparecen nuevos retos sobre como adaptar y transformar las apps para que las transacciones funcionen con total seguridad ‘en todas partes’.

 

En pocos años ya no será necesario sacar la tarjeta de crédito del bolsillo para pagar una entrada a cine o la factura del restaurante.

 

Al respecto, Ahn Seung-kwon, de LG explica que “debe existir un esfuerzo conjunto entre los fabricantes de tecnología y las entidades bancarias, cuyas opciones de conectividad incorporan tecnología NFC, que hace que se convierta en una billetera electrónica, mediante la cual el usuario puede pagar una cena en un restaurante, el combustible de su auto o los tiquetes del cine sin necesidad de sacar su tarjeta de crédito del bolsillo.”

 

Y aunque la tecnología NCF existe en la gran mayoría de smartphones de última generación, su adopción ha sido lenta en las terminales de pago. Aún así, algunas redes colombianas como Daviplata (Davivienda) y Ahorro a la Mano (Grupo Bancolombia) han realizado avances significativos en monederos digitales con diferentes niveles de interacción. “Si tenemos monederos digitales con capacidad de pago contactless, entonces necesitamos que la red de pago acepte pagos contactless, como trabajan muchas redes actualmente”, dice Emilio Vázquez, gerente de mercadeo de la región Andina de Gemalto.

 

Los monederos electrónicos permitirán incluso recibir recomendaciones y sugerencias sobre películas, restaurantes, teatros, conciertos y espectáculos luego de realizar la compra de tiquetes, “pero para ello los demás actores en la cadena de este tipo de transacciones deben estar alineados”, prosigue Ahn Seung-kwon.

 

Para finalizar, no existe un mercado objetivo para el Internet de las Cosas, sino que su filosofía puede aplicarse a una multiplicidad de segmentos verticales, desde procesos de negocios de pagos en línea, aplicaciones en electrodomésticos, domótica, edificios inteligentes y sistemas de agricultura, hasta recreación, deportes y vestuario, todos ellos con un enfoque específico: hacer la vida más fácil a las personas y agilizar los negocios.

  • Fuente: IT Manager Vol. 15 Edición 107
  • Autor: Orlando Gomez Camacho
  • Imágenes: IT Manager, Stratozen, Gemalto, Cisco, Mediatek

También te puede interesar...

Samsung Galaxy S6 Nuevo Punto de Referencia en la Industria - Orlando Gomez
Samsung Galaxy S6: Nuevo Punto de Referencia en la Industria (Review)

  Seamos sinceros: Samsung la ‘sacó del estadio’ con sus nuevos modelos Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge. Son los...